Día mundial de Lucha contra el asma

Día mundial de Lucha contra el asma

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad crónica de los pulmones que inflama y estrecha las vías respiratorias. Las enfermedades crónicas son enfermedades que duran mucho tiempo. El asma causa períodos repetidos de sibilancias (silbidos al respirar), presión en el pecho, dificultad para respirar y tos. Con frecuencia la tos se presenta por la noche o en las primeras horas de la mañana.

El asma afecta a personas de todas las edades, pero por lo general comienza durante la infancia. En los Estados Unidos hay más de 25 millones de personas con asma comprobada. De estas personas, cerca de 7 millones son niños.

 

Asma

La figura A muestra la ubicación de los pulmones y las vías respiratorias en el cuerpo. La figura B muestra un corte transversal de una vía respiratoria normal. La figura C muestra un corte transversal de una vía respiratoria durante los síntomas de asma.

A veces los síntomas son leves y desaparecen espontáneamente o después de un tratamiento mínimo con medicinas para el asma. Otras veces siguen empeorando.

Cuando los síntomas se vuelven más intensos o se presentan más síntomas, se dice que hay un ataque de asma. Los ataques de asma también se llaman crisis o exacerbaciones.

Es importante tratar los síntomas en cuanto se presentan. Así se evita que empeoren y causen un ataque de asma grave. Los ataques de asma graves pueden requerir atención de urgencias y pueden ser mortales.

 

¿Cuáles son las causas del asma?

No se sabe cuál es la causa exacta del asma. Los investigadores creen que ciertos factores genéticos y ambientales interactúan para causar el asma, generalmente en los primeros años de la vida. Estos factores son:

  • Una tendencia hereditaria a presentar alergias, que se llama atopia
  • Presencia de asma en el padre o la madre
  • Ciertas infecciones respiratorias durante la infancia
  • Contacto con alérgenos que se transportan por el aire o exposición a algunas infecciones virales en los primeros meses o años de vida, cuando el sistema inmunitario se está desarrollando

Si en su familia hay asma o atopia, la exposición a irritantes (por ejemplo, el humo de tabaco) podría hacer que sus vías respiratorias reaccionen con más intensidad ante sustancias presentes en el aire.

Algunos factores tienen más probabilidad de causar asma en unas personas que en otras. Los investigadores siguen tratando de averiguar qué causa el asma.

 

¿Quiénes corren el riesgo de sufrir asma?

El asma afecta a personas de todas las edades, pero por lo general comienza en la infancia. En los Estados Unidos hay más de 25 millones de personas con asma comprobada. De estas personas, cerca de 7 millones son niños.

Los niños pequeños que tienen a menudo sibilancias e infecciones respiratorias, junto con otros factores de riesgo, tienen más probabilidades de presentar un asma que dure hasta después de los 6 años. Los otros factores de riesgo consisten en tener alergias, sufrir eccema (una enfermedad alérgica de la piel) o que el padre o la madre tenga asma.

Entre los niños, hay más varones que niñas con asma. Pero después de los 15 años de edad, más mujeres que hombres padecen de asma. No se sabe con certeza si el sexo y las hormonas sexuales tienen que ver con las causas del asma ni cómo intervienen.

La mayoría de las personas que tienen asma tienen también alergias.

Algunas personas presentan asma debido al contacto con ciertos irritantes químicos o polvos industriales en el trabajo. Este tipo de asma se conoce como asma ocupacional.

 

¿Cómo se puede prevenir el asma?

El asma no se puede prevenir. Sin embargo, usted puede tomar medidas para controlar la enfermedad y prevenir los síntomas. Por ejemplo:

  • Aprenda sobre el asma y sobre maneras de controlar la enfermedad.
  • Siga el plan de acción contra el asma que le dieron por escrito. (El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre tiene en su sitio web un ejemplo de un plan de acción para el control del asma.
  • Use las medicinas como se las recete el médico.
  • Identifique y trate de evitar en la medida de lo posible las cosas que le empeoren el asma (los factores que desencadenan el asma). Sin embargo, un factor que no debe evitar es la actividad física. La actividad física es un componente importante de un estilo de vida saludable. Pregúntele al médico acerca de medicinas que le ayuden a permanecer activo.
  • Lleve un registro de sus síntomas de asma y del grado de control en que se encuentra la enfermedad.
  • Hágase chequeos periódicos para el asma.

 

¿Cuáles son los signos y síntomas del asma?

Los signos y síntomas comunes del asma son:

  • Tos: Por lo general, la tos del asma es peor por la noche o en las primeras horas de la mañana, por lo cual impide un sueño tranquilo.
  • Sibilancias: Las sibilancias son silbidos o chillidos que se producen al respirar.
  • Presión en el pecho: Usted siente como si algo le estuviera apretando el pecho o como si tuviera a alguien sentado en el pecho.
  • Dificultad para respirar: Algunas personas con asma dicen que les cuesta trabajo respirar o sienten como si les faltara el aliento. Usted puede sentir como si no pudiera sacar el aire de los pulmones.

No todas las personas que tienen asma presentan estos síntomas. El hecho de tener estos síntomas tampoco indica siempre la presencia de asma. El mejor método de que disponen los médicos para diagnosticar el asma consiste en realizar una prueba de función pulmonar, hacer preguntas sobre los antecedentes de salud del paciente (entre ellos el tipo y la frecuencia de los síntomas) y hacer un chequeo físico.

El tipo de síntomas que tenga, la frecuencia con que ocurran y la gravedad de los mismos pueden variar con el tiempo. Es posible que a veces los síntomas sean apenas una incomodidad. Otras veces pueden ser lo suficientemente molestos como para limitar sus costumbres diarias.

Los síntomas graves pueden ser mortales. Por eso es importante tratarlos apenas los note para que no se agraven.

Con un tratamiento adecuado, la mayoría de las personas no presentan síntomas ni de día ni de noche, y si lo hacen, los síntomas son pocos.

 

¿Qué provoca los síntomas del asma?

Muchas cosas pueden provocar o empeorar los síntomas del asma. El médico puede ayudarlo a averiguar qué factores desencadenan o pueden empeorarle el asma si usted tiene contacto con ellos. Entre los factores que desencadenan el asma pueden estar:

  • Los ácaros del polvo, el pelaje de animales, las cucarachas, el moho y el polen de árboles, pastos y flores
  • Los irritantes como el humo de cigarrillo, la contaminación del aire, las sustancias químicas o el polvo en el lugar de trabajo, los compuestos presentes en productos decorativos para el hogar y los atomizadores (por ejemplo, el fijador para el cabello)
  • Medicinas como la aspirina y otros antiinflamatorios no esteroideos, o como los betabloqueantes no selectivos
  • Los sulfitos presentes en alimentos y bebidas
  • Las infecciones de las vías respiratorias superiores, como los resfriados
  • La actividad física (incluido el ejercicio)

Otros problemas de salud pueden hacer que el asma sea más difícil de controlar. Entre estos problemas de salud se cuentan el goteo nasal, las sinusitis, el reflujo (acidez estomacal), el estrés psicológico y la apnea del sueño. Estos problemas de salud deben tratarse dentro del plan global de atención médica del asma.

El asma es diferente en cada persona. Es posible que algunos de los factores que hemos mencionado no lo afecten a usted. Tal vez en la lista no aparezcan otros que sí lo afectan. Dígale a su médico qué cosas parecen empeorarle el asma.

 

Vivir con asma

Si tiene asma, necesitará atención a largo plazo. El tratamiento exitoso del asma exige que usted desempeñe un papel activo en su atención y siga el plan de acción.

Aprenda cómo controlar el asma

Prepare con su médico un plan de acción contra el asma. Este plan le servirá para saber cuándo y cómo debe tomar sus medicinas. También le ayudará a identificar los factores que desencadenan el asma (las cosas que le provocan el asma) y a controlar la enfermedad si los síntomas empeoran.

Los niños de 10 años o más, así como los más pequeños que puedan manejar la situación, deben participar en la creación y el seguimiento de su plan de acción contra el asma. El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) tiene el siguiente ejemplo de un plan de acción para el control del asma.

La mayoría de las personas con asma pueden controlar exitosamente sus síntomas en casa al seguir su plan de acción y hacerse chequeos médicos periódicos. Sin embargo, es importante saber cuándo buscar atención médica de urgencia.

Aprenda cómo usar sus medicinas correctamente. Si toma medicinas inhaladas debe practicar en el consultorio del médico cómo usar el inhalador. Si toma medicinas para control a largo plazo, tómelas todos los días como lo haya indicado el médico.

Lleve un registro de los síntomas del asma para ver qué tan bien controlada está la enfermedad. Además, quizá el médico le aconseje usar un medidor de flujo máximo para medir y registrar qué tan bien funcionan sus pulmones.

Es posible que el médico le pida que mantenga un registro diario de sus síntomas o de sus resultados con el medidor de flujo máximo durante un par de semanas antes de cada consulta. Luego, usted llevará los datos a la consulta. (Si desea más información sobre el uso del medidor de flujo máximo, vea “¿Cómo se trata y se controla el asma?”).

Estos pasos le servirán para saber con el tiempo qué tan bien está controlando el asma. Así podrá detectar los problemas a tiempo y prevenir o aliviar los ataques de asma. Registrar sus síntomas y los resultados del medidor de flujo máximo para mostrárselos a su médico le servirá a éste para decidir si es necesario modificar el tratamiento.

 

Atención continua

Vaya a chequeos periódicos del asma para que el médico pueda evaluar el grado de control del asma y modificar el tratamiento cuando sea necesario. No olvide que el objetivo principal del tratamiento del asma es lograr el mejor control de la enfermedad con la mínima cantidad de medicina. Para esto puede ser necesario hacer ajustes frecuentes en sus tratamientos.

Avísele de inmediato al equipo de salud que lo atiende si le cuesta trabajo seguir su plan de acción contra el asma o si dicho plan no está funcionando bien. Ellos le ayudarán a ajustar el plan para que se amolde mejor a sus necesidades.

Busque tratamiento para otros problemas de salud que puedan interferir con el control del asma.

 

Esté atento a los signos de que el asma está empeorando

Si nota algunos de estos signos, el asma puede estar empeorando:

  • Los síntomas comienzan a presentarse con más frecuencia, son más intensos o lo incomodan por la noche y le interrumpen el sueño.
  • Está limitando sus actividades normales y faltando a la escuela o al trabajo a causa del asma.
  • Su valor de flujo máximo es bajo en comparación con el valor óptimo que ha tenido o varía mucho de un día a otro.
  • Le parece que las medicinas para el asma ya no actúan bien.
  • Tiene que usar el inhalador de alivio rápido con más frecuencia. El asma no está bien controlada si está usando la medicina de alivio rápido más de 2 días por semana.
  • Tiene que ir al servicio de urgencias o al médico porque ha tenido un ataque de asma.

Vaya al médico si tiene alguno de estos signos. Es posible que este tenga que cambiarle las medicinas o tomar otras medidas para controlarle el asma.

Colabore con el equipo de salud que lo atiende y participe activamente en su atención. Así podrá controlar mejor el asma para que no interfiera con sus actividades ni le afecte la vida.

Fuente: Instituto Nacional del Corazón, Pulmones y la Sangre (NHLBI)

www.nhlbi.nih.gov

Dejar un comentario

Tu correo electrónico no será publicado

Ley de Protección de datos personales

De conformidad con la Ley N° 29733, Ley de Protección de Datos Personales, la información sobre identificación de una persona o los datos que permitan hacerlo identificable proporcionada de forma oral, escrita o electrónica, es considerada como Dato Personal. En tal sentido, al “ACEPTAR LOS TÉRMINOS Y CONDICIONES”, el Usuario da su consentimiento a Vesalio S.A. para utilizarlos en el envío de publicidad e información en general de los productos y/o servicios de CLÍNICA VESALIO mediante cualquier medio y soporte.

El usuario podrá ejercer los derechos de oposición, acceso, rectificación, cancelación de los datos personales escribiendo a informes@vesalio.com.pe o presentando una solicitud escrita en el Área de Atención al Cliente ubicado en la Calle Joseph Thompson N° 140 – San Borja – Lima en el horario establecido para la atención al público.